¿Es posible grabar un corto, en menos de cuatro horas, logrando un sentido narrativo y una calidad técnica aceptable? ¿Y partiendo de un guion escrito por niñas y niños de Primaria en los ratos libres que encontraron durante dos semanas?

El taller “Rodando el sábado”, que propone nuestro proyecto Piccolo Producciones,no pretende entrar en el Guinness. Todo lo contrario: se fija como objetivo desarrollar un proceso de aprendizaje, previo a la fase de grabación, que siente las bases para alcanzar el resultado señalado. Y lo hace porque el tiempo dedicado al rodaje y al montaje de la película está limitado por las horas que dura el taller, entre 14 y 16, repartidas en ocho días.

Rodaje 3
El resultado de las sesiones del primer taller que hemos impartido es “La carta”.Un cortometraje de 3 minutos de duración, aproximadamente, que también puede verse como una escena o una secuencia de una película que podría haber sido más larga si el planteamiento de este primer encuentro entre la infancia y el cine hubiera sido distinto de lo que se perseguía.

A los asistentes al taller les dimos a elegir dos temas para que desarrollaran in situ un argumento, y optaron por el más difícil: una historia de amor, amistad y solidaridad en la que subyace el acoso escolar.Nada fácil si tenemos en cuenta, por otra parte, que el punto de partida era enseñarles que el cine tiene un lenguaje propio que debían conocerantes de colocarse detrás de la cámara.

Nada fácil

Nada fácil aprender, en dos días, los distintos tipos de planos, su función, así como el valor del encuadre o el emplazamiento de la cámara a la hora de transmitir una emoción a través de la imagen y conseguir un resultado en los espectadores.

Nada fácil si, asimismo, debían aprender a planificar, a trabajar en equipo, a tener unas nociones básicas de iluminación, sonido y montaje.Pero las niñas y niños que participaron en el taller se mojaron desde el primer día. Fueron capaces de asimilar rápidamente los conceptos, y desarrollar sendos guiones literarios y técnicos trabajando en grupo.

Ensayo 5

Para ello, contaron con distintos profesionales: un periodista y crítico de cine que arropó la teoría con secuencias de películas y les apoyó en la redacción del guion; un técnico en iluminación y sonido y, ya en plena grabación, un director de actores, un ayudante de dirección y una script.

Un valor doble

El resultado de esta colaboración, del trabajo en equipo (utilizando también el correo electrónico para intercambiar ideas que, posteriormente, fusionamos) es un cortometraje doblemente valioso: la historia está bien contada, pero se ha contado anteponiendo el aprendizaje al resultado final del cortometraje.

FB La carta
De esta forma, “La carta” no se grabó de un tirón; los profesionales se pusieron al servicio de los niños,queeligieron los planos y el ángulo o punto de vista. Corrimos el riesgo de no terminar la película, alasumir equivocaciones,repeticiones o variaciones sobre el guion. Pero, al final, la satisfacción obtenida es grande: se completó el corto y sus autores están en disposición de realizar otro, igualmente interesante. Seguro que si se lanzan no necesitan apoyos.

Anuncios

Acerca de PiccoloCineClub

Taller de cine infantil para acompñar a niños y niñas a través de la historia del cine y del lenguaje cinematográfico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s